sábado, marzo 10, 2018

EL MAÑANA OSCURO DE GONZALO FERNANDEZ BASTIAS: LA VISION RESULTANTE DE LA EVOLUCIÓN ARTIFICIAL por EDUARDO J. FARIAS ALDERETE.



En Mañana Oscuro, la evolución del hombrees vista  desde una distopía al alcance de la mano, o más bien, del tiempo. La tecnología biológica crea seres híbridos compuestos  entre máquina y piel. A ratos la narración nos acomoda perfectamente en el ámbito del film Repo man del 2010 dirigida por Miguel Sapochnick. Los esfuerzos del hombre por cubrir la necesidad de trasplantes  de órganos o miembros derivan en una política de modificación íntegra del ser humano devastando la naturaleza esencial del mismo. Sin duda la  panorámica mundial expuesta por Gonzalo Fernández Bastías en Mañana Oscuro, no se aleja de las consideraciones económicas que pudieron provocar la decisión masiva de este hibridaje.

El título es una serie de relatos breves que van explicando cómo el ser humano en su sociópata obsesión por superarse a sí mismo y potenciar sus capacidades comienza a abandonar la esencia humana. Sobresale el texto “Genocidio” historia que enuncia lo feble de la condición humana-ciborg, en “Consecución”  la sique humana se corrompe a tal punto que deja entrever lo autodestructivos que potencialmente somos. Fernández Bastías nos entrega vistazos amargos a un orden mundial desnaturalizado  y nuevas castas socioeconómicas. La inclusión de monstruos conocidos, es decir, vampiros y hombres lobo “Lycan” provoca un contraste marcado con la nueva “forma de ser” humana. Como es de esperar surge un conflicto inherente al establecimiento de este sistema deshumanizado. El tono, las visiones, resulta al lector una especie de presagio al ritmo de los avances actuales.

Como en el pasado los relatos y la vigorosa narrativa de la ciencia ficción fue nominada como “de Anticipación” lo que nos adelanta el autor de Mañana Oscuro el punto exacto donde las sociedades consideran que nada es sagrado, que el sistema cimentado enérgicamente a la ciencia es capaz de cubrir toda necesidad, modificar todo proceso natural en una función específica y tecnológicamente útil al nuevo orden. Parece un futuro poco distante. La meta de alcanzar y conquistar los confines del universo requiere de una complexión humana-ciborg, para superar las limitaciones que impone las debilidades del cuerpo humano.

Este atisbo pesimista, conserva al momento de las conclusiones, las trazas innegables de la condición humana, que a la altura temporal de Mañana Oscuro, deja patente que aún no se deja atrás la esencia natural que a pesar de lo que suceda, mientras vibre el latido de un corazón tierno en sus fibras, carne y sangre, el ineludible deseo de combatir y oponerse subsistirá manifestándose.

La agilidad del texto acompañado por las impecables ilustraciones por parte de Alex Olivares hacen de este título de Cathartes Ediciones una obra dinámica.

ARTE POETICA LA POESIA COMO EJERCICIO DE BUSCARTE Y ENCONTRARTE por EDUARDO J. FARIAS ALDERETE



Pyrokinesis. El fuego que siempre buscó su aire y anduvo tras tus pasos como una fuerza ciega, pero a la vez móvil entre las volutas. El secreto de las vendimias en un desierto, rocas hechas verso y lejos de cualquier polis muerta desde el inicio. Un campo abierto repleto de lobos aullando, si pudiera escribir mal esa palabra y la gramática resbalando  como un aceite andrógino, atávico como los ascendientes de mi propia casta gritándote, necesariamente gritándote, sin oficio y en ceguera perpetua. AHUYANDO,  así con hache intermedia porque dentro de ese aullido hay una mudez ininteligible e inútil. Verso tras verso el rastreo en una noche eterna ¿La conoces? El camino de las incertezas crudas, los recovecos verdes del ansia, los sueños como ladrillos de una muralla, días y días. He aquí un arte que no ha germinado, ni florecerá, un madero flotando en el océano, un océano que retuvo a la niña pez por siglos y siglos, un ciclo entero de salvajes elucubraciones y no sabes de lo qué hablo. El fuego danzando en una noche en una noche, en una. La construcción de laberintos sin salida… dime si hay madres esperándonos, si hay un público expectante si hay una historia palpitante o si somos nosotros dos, nosotros en un círculo interminable.  La manera de moverse entre versos entre máscaras que eran en si nuestros rostros y a vencer todas las mascaradas. Qué hacer si se halla la salida y se es lobo y ya no un minotauro ingenuo e inocente en casa de Asterión. El principito que no pudo salir de su asteroide, el que por el azar te tomó de la mano por una gran avenida deseando que lloviera mientras caminásemos o camináremos. Sólo con tu rostro en un mapa inútil en indicaciones, glosas y signos. Pyrokinesis que requirió tu aire como para subsistir. Dejar de creer que moriré con un  puñado de poemas en la boca. Despierta, si para despertar hay que comprender qué es el apego y qué no es el apego. El fuego acaba de aprender y aprehender qué es. Verbo. Palabra. Visión. Espejismo. Número. El fuego danzando en un día en un día y un día. Las melodías girando en la bóveda celeste, eternamente celeste. El fuego danzando en la palma de tu mano, sólo porque ha encontrado su origen y su lugar. Mírame como danzo sobre los laberintos.


YONKION DE OLCAY JENERAL, UNA DISTOPIA CERCANA por EDUARDO J.FARIAS ALDERETE




A Olcay Jeneral le conocíamos desde Asfalto_ editado por Cinosargo, un poemario distópico de buena factura. Ahora Cathartes Ediciones lo presenta con YONKION, el segundo título de la serie ROCKET PUNCH.

De entrada nos golpea con un texto introductorio acerca de un niño perro y la capacidad de reconocerse en el “estadio del espejo” un juego en que Narciso-niño perro-Autor y lector se ven envuelto en el reflejo de lo real y lo irreal. Suficiente para ser, un hermano, un hipócrita, un lector.

Y el efecto inicial no se hace esperar ya que estamos situados en el patio de un liceo y nos invaden mil y una imágenes de ese patio lleno de estudiantes, muchos de los cuales se sentían encarcelados en un sistema educativo deficiente, tiránico e ineficaz. Así   ingresamos al relato titulado _La plaga.

Número 27 (en la lista de asistencia) tiene unos compañeros, Shoble, Sushi y el Cabezón. Ante los deberes académicos y la correlativa disciplina, se encuentra el correlativo de la autoridad escolar dentro del establecimiento. En lo último  se desarrolla la acción. El número 27, alumno de un Liceo sin nombre procesado por el sistema que de todas maneras incide sobre voluntad escucha un estilo de música que el lector avezado o el melómano sin remedio emparentaria con el techno industrial o el EBM.

A este orden de cosas al que estamos resignados hay que añadir la ocurrencia de un hecho extraordinario Que enrarece el ambiente, el "Despertar Colectivo"  iluminó por sesenta segundos a la ciudad donde vive Número 27.


Es un fenómeno en el que no se especifica sus alcances pero que se intuye global y profundo en la condición humana. Lo demás está para el interés del lector.

­_Fractales es la segunda parte de Yonkion. En un mundo en que lo biológico está sujeto a las modificaciones e intervenciones estéticas y orgánicas profundas que el cinéfilo  identifica  a la cosmovisión del film “Brazil” dirigido por Terry Gilliam.

El suceso de una pandemia en Latinoamérica que se manifestaba en una falla  sistémica total, llevó a un control férreo de la población y la pronta vacunación de la misma. La bio y nanotecnología está orientada a reforzar la inmunización de la población en general. Nuestro protagonista está siendo liberado en el Tribunal de Garantía donde había sido llevado por asediar un laboratorio de BYO Extensiones & Asociados. Las oscuras intenciones del protagonista frustradas por su captura desembocan en un deseo extremos de  matar a El linterna  quien le había entregado el dato de un camión portando órganos humanos sanos. Así comienza  esta espiral de droga, violencia y bajos instintos. Un desenlace rotundo, nos deja en la tarea de reflexionar en torno al pulso rápido con que nuestra sociedad se desenvuelve y el resultado de una evolución donde los valores morales van dejándose de lado.

YONKION, parece ser un anglicismo proveniente de la palabra junkie, un término que designa a los usuarios de las drogas, en especial la heroína.
YONKION.  Una narrativa hábil, breve y concisa. Recomendable a todo lector y en especial a los amantes de la ciencia ficción.


domingo, febrero 19, 2017

UN POETA EN EL HOSPITAL por BUNKER


A Juan Santander

Quién sabe de la insidia del tiempo,
de su enorme e ingrata espalda
que impide ver la creciente luz del nuevo día.

Hay un poeta que agoniza
en hospital público,
que enfila hacia la oscura nada.

Él que conoció el sol de estas mismas calles
vendiendo versos con olor a marejada,
él que a veces tuvo sonrisas para entregar
acompasa su todo envuelto en una cama.

Inerte duerme quien tiraba
lienza al mar en busca de sueños
y aquí nadie se entera, nunca alguien
informa que un poeta se marcha respiro a respiro.

Ni Fonosa, ni amigos, ni quienes pernoctan
saben del hálito que se apaga de su solvencia marina.
Él que escribió: «¡Como en volutas de humo/
Se me fue tu cariño!», se va detrás.

Es solo un poeta quien decae,
quien se enferma de olvido,
al que el abandono emponzoña fin,
del que la prensa nada informará.

Sigan con sus quehaceres, es verano,
es día de paga, el cielo tiene el color 
que siempre deseaste y la vida
parece un sitio cálido por el que transitar.

Pero en un hospital publico
un poeta ha muerto.

sábado, noviembre 12, 2016

SOBREVIVIR A CUESTAS por EDUARDO J. FARIAS ALDERETE


    Los transeúntes y los que silban distraídos
    Los despreocupados que abandonan su teléfono,
    MIENTEN...
    Mentira los credos y sus esclavos, las luces
    Y toda la Ilustración
    Mentira los capitales, las insignias y
    las catedrales .
    Los tiempos, los plazos y las playas
    Mentira, mentira y más mentira
    Los cielos, los infiernos y la muerte
    Se miente respirando y bebiendo
    Mienten “las personas que se sientan”
    Que se levantan y se rebelan,
    Las que resisten y las que se peinan
    Miente “el desconocido y su señora”
    La ciencia, el arte y la religión
    La altura, el ancho y la mecánica cuántica
    El gato de Schrödinger y Kierkegaard y Nietzsche
    Y Descartes y los griegos y los polacos
    Y los aparecidos, todos, todos mienten
    La mentira es pabellón, estandarte y plaza pública
    Mentira, tu vergüenza más oculta
    El espejo miente su miseria de mimo
    Miente el sacerdote y el confesionario
    Los libros y los testimonios, la turba y el solitario
    Miente el poeta, el abogado, el físico y el bibliotecario
    El eterno viajero y su sombra y el tarot
    El Ejército, mil cristos, Budas, Mahomas y Profetas
    Mentira el amor y todas sus parafernalias
    Los bautismos, las catarsis y edificaciones
    Porque todo turba el pobre espíritu
    Miente el alma y miente el corazón
    Mentira colapsada, mentira desatada
    Mentira rematada, mentira soñada
    Y mentira hecha versos, mentira arrojada
    Y mentira carroñera,
    mentira bala alojada en el tambor del revólver
    y la más mentira de todas
    Mentira sapiente y la mentira necia
    Los cantos, las notas y los acordes
    El que mata, el que salva y
    el que enciende un cigarrillo,
    el nativo y el emigrante
    MIENTEN
    No existe el alcohol ni el agua ni el aire
    Ni la tierra porque es mentira
    Mentira el plástico y los números
    Miente el que lee y el que escoge
    El que ríe y miente el que llora
    El que jura y el que justifica
    El que capea el frío de la calle
    El que camina y cojea de su pie derecho
    El que escala montañas y baraja naipes
    El que entra, sale y permanece en su esperanza
    Mentira, mentira y más mentira
    Miente el puñal que encaja
    perfecto en el pecho,
    la lujuria y la clepsidra
    Mentira la electricidad y el océano
    El hermano, el sobrino y el prójimo
    El escarlata y el azul cobalto,
    La imagen y los óleos
    El rigor mortis y los géneros
    Porque en eso se cimenta el mundo
    Así gira el planeta y por lo mismo
    Aún puedo sonreírte,
    Cada vez que te vea por mi camino.

viernes, noviembre 04, 2016

PINOCHET BOY DE RODRIGO RAMOS BAÑADOS:




Pinochet, hace décadas que constituye un fenómeno digno de análisis de todo tipo, desde hace tiempo la literatura poseyó a esta nefasta figura. No es sorpresa que este cuasi tópico de conversación haya sido enfocado por Rodrigo Ramos. Intentar de mensurar los efectos y secuelas de esta figura política es una tarea inacabable. Pero remitámonos al costo humano, es un despropósito enumerar los múltiples actos que destruyeron miles de familias y que es de conocimiento público.

    Pinochet boys, en sentido amplio seríamos aquellos cuya infancia y adolescencia transcurrió en el período traumático del gobierno de facto del susodicho. Cada uno tendrá una versión distinta, pero difícilmente encontraremos alguien indolente nacidos en la décadas del setenta al ochenta.

   Pinochet boys, en sentido restringido serían aquellos directamente afectados por todos los actos políticos y criminales cometidos en dictadura. Un itinerario siniestro en la psiquis de miles de afectados seres humanos de nacionalidad chilena y algunos extranjeros. ¿Hace falta enumerar lo que todos sabemos? Aún persisten los que no dan cabida a esa realidad tajante.

   En Pinochet Boy, novela de Rodrigo Ramos Bañados, se retrata la existencia de uno de estos últimos tipos descritos, la multiplicidad de personalidades, la visión crítica de una sociedad aún asolada  por los efectos de un régimen que a todas luces debió haber cesado en los primeros años de la recuperación de la democracia y que la clase política acomodaticia ha sido indolente e incapaz de suprimir. Continúa la infame secuela a diversos niveles.

   Mirko, protagonista de esta novela es desnudado ante lo que la pluma de Ramos Bañados nos quiere dejar en evidencia. La complejidad de  este personaje, su especial forma de visualizar, su realidad circundante, ya que como periodista es a lo sumo es un profesional experto en retratar o disfrazar una realidad a que el público en general está expuesto. Muy a pesar de lo amargo que podría ser este panorama al que está expuesto este anti-héroe, nos encontramos con un modo de narrar, ameno con trazos de un humor negro  y a ratos el retrato de algún tipo de sociópata.

  Desde la niñez se va explicando  la causa de un efecto pernicioso. El lector de mediana edad reconocerá en muchos pasajes escenas, entornos, elementos que a pesar de su rol de disuasión y adormecimiento de masas reviste de nostalgia una época a todas luces traumática. La televisión instrumentalmente cumple con un papel  aturdidor  que va desde la propagación del movimiento evangélico  hasta la  manipulación de  noticias. La entrada y proliferación de diversas drogas es retratada en la novela como uno de los eventos que ha determinado el panorama actual. La influencia de los mismos sobre la familia directa de Mirko.

   Como periodista, nuestro personaje  nos entrega una visión irónica y tragicómica  del panorama cultural antofagastino, donde se encuentran  personajes reconocibles, influencias  que lindan en lo de las malas prácticas y la competencia desleal. Si le importa o no a la ciudadanía, eso es tema para un estudio. Da la impresión que mucho de esa actualidad opera desde el término de la dictadura o quizás  durante ella.  Cómo el artista regional trata de sacar provecho de la Clase y el sistema político y la ayuda empresarial, para proyectarse con o sin triquiñuelas en un artista de éxito o reconocido.

  El tema de las múltiples personalidades de Mirko, como se va deslizando entre las relaciones  interpersonales, es lo que debe desentrañar el lector, Ramos Bañados tiene el oficio de hacernos proclives al seguimiento de este personaje y sus crímenes terribles. Una réplica, un eco oscuro, una resonancia del modus operandi que la dictadura de Pinochet.

   El leer Pinochet Boy, es una operación de lectura asimilable sólo a cuando  Pandora abre  la caja enviada por Zeus. Los males de Mirko  se expanden y hasta a ratos podemos identificarnos con algunos de ellos y la esperanza el peor de los males, parece diluirse en los otros contenidos. Mejor dicho, comprimidos en esa caja donde nacen los actos descritos.


De  lectura recomendable. PINOCHET BOY, de RODRIGO RAMOS BAÑADOS. De Editorial Narrativa Punto Aparte. 2016
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...